601


Desde aquellos –fabulosos– días en que uno pasaba por el Tower Records de Santa Fe y Callao y volvía caminando a su casa con media discografía de Dylan a cuestas, ahora hay sólo dos momentos que inevitablemente traen discos con ellos: cumpleaños y viajes.
Y cuando estas dos circunstancias llegan juntas y son varios los discos que se suman a la lista, entonces, sí, hay que ubicarlos en sus lugares y, como nos pasa ahora, hay que reordenar todo porque así-no-entran.
Entran, sí, hay lugar, sí. Pero no donde tienen que ir.
Entonces, ya veo, ahí cerca en el horizonte, una de estas tardes de sábado de octubre, el sol entrando de costado, una gran reorganización, un sacar discos, poner discos, mover discos, volver a empezar, estos van acá, esos ahí, esos no entran, estos vuelven allá, esos van ahí al lado de esos otros, y así y así y así.
Me acuerdo de una escena en High Fidelity. Rob sentado rodeado de discos y más discos. Buscándoles un orden. Buscando un orden.
Supongo que también podría decir, como él, qué me llevó de un disco a otro, cómo llegué a uno, como me llegó otro, cómo los busqué, cómo me encontraron, cómo pasé de éste a aquel, cuándo escuché Highway 61 Revisited por primera vez, quién me habló de Le Phare de Yann Tiersen, o dónde compré Speaking for Trees de Cat Power.
Cada disco es un momento, una ciudad, una habitación, una calle, una historia.
Y es –eso es lo mejor– un viaje a otro disco.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

que lindo llegar a casa con discos nuevos. y abrirlos y no saber cual escuchar primero.
que lindo tu post tambien.

AGUSTIN dijo...

Desde que me puse viejo (y eso ocurrió de repente) que no compro más discos.
Y eso que durante un par de décadas era en lo único que gastaba.
Y así fue cómo me llené de discos, cassettes y después -mucho después- cd.
Y me pasa lo que no me pasaba antes: los compactos no tienen un lugar. Andan por todos lados.
Por suerte, taringa youtube goear y otras tecnologías, sirven para tener todo ahí, a mano, según el antojo.
Buen fin de semana!

Lillí dijo...

Me encanta este bloccc. Simplemente, me encanta.

mato dijo...

anónimo: grazie! sí, es muy lindo eso. siempre.

agustín: yo tengo épocas en que compro más, otras menos. pero siempre hay discos nuevos. cuando entro a una disquería, lo sé, siempre hay algo que me está llamando.

lillí: millón gracias, de nuevo! y sabés que el tuyo también me encanta

ro dijo...

Estamos de acuerdo en eso de que cada disco es un momento.
Por otro lado, veo metidito en ese piloncito un Bryter Layter... qué discazo. Bueno, los discos restantes también lo son, claro está, pero justamente mi momento actual está siendo de Nick Drake.
Buenísimo tu blog. Pasaré más tarde.

mato dijo...

ro: pasá las veces que quieras, retribuiré la visita.
sí, bryter layter es un muy buen disco. y de alguna manera llena un gap que había en la colección, porque no tenía ningún disco de drake.